Cómo pasar un perfecto 14 de febrero en Puerto Vallarta

0 47

Hemos preparado para ti el itinerario de un día completo de experiencias que harán latir tu corazón.

Si hay algo que le sobra a Puerto Vallarta son lugares acogedores, muy románticos y muy mexicanos. Y este 14 de febrero es la excusa ideal para vivirlo de primera mano y enamorarte más de esa persona especial y de paso, enamorarte más de nuestra hermosa ciudad.

Hemos preparado para ti el itinerario de un día completo de experiencias que harán latir tu corazón.

Sabemos que para que el corazón esté contento, la panza tiene que estar llena, así que empecemos por un desayuno que no solo será delicioso sino que también será inspirador. Esto lo ofrece La Crepería de la Marina que prepara desayunos básicos pero deliciosos y todo envuelto en una atmósfera casi afrancesada y vintage que acompañada de los pintorescos botes a lo largo de la Marina, hacen que este lugar sea un perfecto inicio de San Valentín.

Y ya si estamos en la Marina, sería imperdonable no recorrer este fantástico lugar de punta a punta. Con el mar de un lado y montones de restaurantes, bares, tiendas y spas del otro. Vamos pasando un día increíble.

Ahora que si de lugares románticos hablamos, tenemos que ir a donde en el nombre se lleva la penitencia. La Zona Romántica tiene ese mood bohemio y cálido que necesitamos este 14 de febrero (y el resto del año). Nada tan simple y efectivo como pasear por sus calles empedradas, admirar los colores de sus árboles aflorados y curiosear por sus tantas tiendas de decoración, antigüedades y artesanías. Sabemos que un buen shopping pone en modo romántico a cualquier mujer.

Gringo Gulch está a la vuelta de la esquina y nada más inspirador que presenciar el puente que tantas veces consagró el amor entre Elizabeth Taylor y Richard Burton y que ahora forma parte del espectacular hotel boutique Casa Kimberly. Es un lugar simplemente impresionante que te hará querer llegar a ver todas las películas de amor que protagonizó la leyenda del cine.

Después de tanta caminata, una exquisita cena está más que bien merecida y el Café des Artistes es imperdible en una fecha como ésta. Si puedes sentarte en una mesa del jardín, mucho mejor. Es un espacio que irradia romanticismo, lleno de luces cálidas, hermosos árboles y ni qué decir de la comida, es una maravilla culinaria que será el broche de oro para cerrar el día más romántico del año.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.